Adiós amigo Ángel

Este camino no puede ser tan absurdo, tan cruel
Ayer contigo, hoy sin tu presencia
Ayer futuro, hoy llorando tu ausencia…
Amigo, fiel, ¿cómo aceptar no volverte a ver?

No nos alumbrará tu inteligente sonrisa,
ni tu mirada de soslayo,
ni tu calma palabra casi siempre precisa

¿Dónde sonará la música que siempre regalabas?
No hablaremos de libros, de artículos de prensa
Ni excursiones por sendas y caminos violetas
Ni mesa de gazpachos, vinos y otras viandas

No quedarán tardes de vecinos cercanos
de cerveza y cigarros,
de momentos amables, juntos, hermanados

Ya no nos abrazaremos soñando un mundo mejor
Resuenan a ritmo lento los tambores de tu pérdida
No se llenará este vacío ni apelando a las magias
Pero siempre estarás, siempre has estado… adiós, amigo, adiós

Muchas gracias por compartir
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *