#GuanyemSAB

Día contra la Violencia de Género, todas y todos juntos.

violencia generoSe conmemora hoy este día por la triste historia de las hermanas Mirabal brutalmente asesinadas por orden del dictador dominicano, el militar Leónidas Trujillo en 1960.

El Pleno de ayer aprobó una moción conjunta de todos los grupos para, aprovechando esta conmemoración, dar un paso más en nuestro municipio para evitar esta lacra. Se creará una comisión que vigile y actúe, más allá de las necesarias actuaciones de los servicios sociales y del Observatorio de la la Mujer, para diseñar un Plan Integral, analizar datos e informar y proponer al pleno periódicamente mejoras en las actuaciones.

Cabecera Mocion conjunta contra Violencia de GéneroEl texto aprobado es el de las imágenes del artículo.

Desde GuanyemSAB analizamos la situación y expresamos una ruta completa para paliar este grave problema social.

No hay otro camino, todas y todos juntos, ciudadanía, asociaciones, partidos, comunidad escolar… 

mocion conjunta violencia genero pag 1

mocion conjunta violencia genero pag 2

mocion conjunta violencia genero pag 3

mocion conjunta violencia genero pag 4

mocion conjunta violencia genero pag 5

 

Nuestro análisis:

El día 25 de noviembre es el Día Internacional de la NO Violencia hacia las Mujeres, esta fecha fue propuesta por las mujeres que participaron en el Primer Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe en Bogotá, Colombia, en 1981. Con la elección de este día se conmemora las muertes en 1960 de tres Hermanas dominicanas, activistas por los derechos de las mujeres que fueron asesinadas por las fuerzas de seguridad del Dictador Trujillo.
Consciente de la gravedad de la situación y del incremento de la violencia de género en todo el mundo, la Organización de las Naciones Unidas designó oficialmente el 25 de Noviembre como a Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Hoy, esta fecha es la reservada por organizaciones de mujeres de todo el mundo para centrarse en el problema global de la violencia de género.

Según la Plataforma para la Acción de Beijing, la violencia contra las mujeres implica cualquier acto de violencia basado en el género que tenga como a resultado o pueda resultar en daño o sufrimiento físico, psicológico moral o sexual a las mujeres, incluyendo amenazas de estas actuaciones o coerción en la vida pública o privada.
Por tanto la violencia de género comprende, pero no se limita a:
– Violencia psicológica, física y sexual dentro del ámbito familiar
– Violencia psicológica, física y sexual dentro de la comunidad
– Violencia psicológica, física y sexual dentro del ámbito laboral y de la función pública
– Otros tipos de violencia relacionadas con la feminización de la pobreza y la situación de desigualdad social estructural de las mujeres.

Se trata, pues, de una violencia ilegítima que afecta sin distinciones a todas las sociedades del mundo. En mayor o menor grado, millones de mujeres y niñas están sometidas a abusos físicos, psicológicos y sexuales que sobrepasan las diferencias de renta, clase social o cultural. Esta situación se ve agravada en las regiones más pobres donde la mujer es objeto de una doble discriminación, social e intrafamiliar.
El Fondo de desarrollo de las Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM) ha estimado que una cuarta parte de todas las mujeres del mundo están sujetas a violaciones a lo largo de su vida. Dependiendo del país, entre el 25 y el 75 por ciento de las mujeres son golpeadas regularmente en sus hogares, mientras tanto a más de 120 millones de mujeres se les ha practicado una mutilación genital.

Como se ha demostrado, la violencia de género es un fenómeno social que amenaza a todas las mujeres y que no puede ser considerada como un hecho puntual si no como una lacra social que limita el desarrollo de las personas, impide la participación de las mujeres, disminuye el acceso de más de la mitad de la población a los recursos materiales y bienes culturales, entre otras violaciones de derechos fundamentales que han sido históricamente invisibilizadas y naturalizadas. Estos factores retroalimentan la propia situación de discriminación de las mujeres e incentivan de nuevo la violencia.

Esta percepción se debe a la consideración de la violencia de género como un asunto de “puertas hacia dentro” cuando, en realidad es una situación que afecta a la organización de nuestra sociedad, siendo uno de los problemas actuales más graves tanto en el contexto del País Valenciano como en el de la Unión Europea.

Así, y a pesar de esta importancia social, en la mayoría de los casos, la violencia de género continúa tratándose como un problema del ámbito privado, aunque se refleja en todos los aspectos de la vida social, siendo expresión de la desigualdad entre hombres y mujeres. Una desigualdad que se plasma tanto el ámbito familiar como en el económico, político o laboral, estando todos estos íntimamente ligados. La dificultad en el acceso al mercado laboral de la mujer se manifiesta en las significativas tasas de paro que soporta el colectivo, muy superior a las de los hombres. Entre la población activa los ingresos distan mucho de ser equitativos, el salario medio de las mujeres es aproximadamente un 30% inferior al de los hombres. Esta situación de desigualdad es una de las causas que, juntamente con las rémoras aun existentes de las estructuras patriarcales, fuerzan la dependencia de las mujeres a los hombres y fomentan las actitudes de violencia de género. Son necesarias, por tanto, políticas activas integrales que promuevan cambios estructurales garantizando el acceso de las mujeres a los recursos productivos, a las oportunidades y a los servicios públicos para promover la independencia económica de las mujeres y su plena participación en condiciones de igualdad en la vida pública.

Paralelamente es necesario trabajar la educación con profundidad, en la sociedad predomina una comprensión tópica y simplista de las causas de la violencia de género que no reflejan la realidad si no que reproducen situaciones de desigualdad y discriminación. La educación, tanto la reglada como la no reglada así como la información que se distribuye desde los medios de comunicación del municipio ha de utilizarse para instruir y concienciar sobre el tema, realizando una función educativa rigurosa, con el objetivo de conseguir un cambio de valores, una verdadera reprobación social de los agresores y un apoyo social a las víctimas. Con la información adecuada en este tema es posible conseguir el rechazo social de la violencia contra las mujeres y contra toda la estructura social que le da apoyo, este ha de ser uno de los objetivos prioritarios.

La solución de esta situación y la erradicación de la violencia contra las mujeres ha de ser una prioridad para las administraciones públicas y en especial para la administración local. El municipio, como entidad más próxima a la ciudadanía, es la administración más adecuada a la hora de abordar las necesidades de la población des de una perspectiva integral y participativa..

La erradicación de la violencia de género ha de tener como uno de los principales actores a la entidad local, El gobierno municipal ha de orientar sus políticas y acciones para la erradicación de la violencia de género, mediante el fomento de la participación activa de las mujeres, propiciando la solidaridad y la igualdad entre géneros, comprometiéndose, desde la perspectiva de género con todas las mujeres del municipio y reforzando las garantías de ejercicio de sus derechos. Desde la administración es necesario luchar por la erradicación de todas las formas de discriminación promoviendo la igualdad en una sociedad más justa, solidaria y respetuosa, donde todas las diferencias sirven para un enriquecimiento mutuo.

Ante esta situación nuestra propuesta como hoja de ruta es la siguiente:

PRIMERO.- Elaborar un Estudio riguroso del impacto y consecuencias de la violencia de género sobre las mujeres del municipio que contemple las necesidades reales para la erradicación de las situaciones de violencia en el ámbito local. Este estudio incluirá un análisis de las practicas de la administración local con el objetivo de esclarecer si aun subsiste algún tratamiento sexista o discriminatorio. El estudio se encargará a las concejalías de la Mujer y de Bienestar Social que trabajaran de manera conjunta con los actores implicados, entre otras, el resto de concejalías, la policía municipal, los servicios sociales, el personal sanitario, los representantes de las organizaciones que trabajen el tema de la violencia contra las mujeres, representantes de los grupos políticos y delegados sindicales. El estudio se elaborará y presentará durante el primer trimestre de 2016.

SEGUNDO:- Elaboración del Plan integral municipal contra la violencia de género, a partir del estudio y evaluación de la situación y necesidades reales y en coordinación con las otras administraciones implicadas. La elaboración del Plan se realizará mediante una estructura participativa, a partir de grupos de trabajo que elevarán las propuestas al pleno del Ayto para su aprobación. Los trabajos de preparación y aplicación del Plan tendrán lugar durante el segundo trimestre de 2016.

TERCERO:- Puesta en marcha una Comisión Técnica contra violencia de género o reestructurar el anterior Observatorio contra la violencia de género creado en la anterior legislatura. En éste tendrán representación las asociaciones del municipio que traten las cuestiones de violencia de género, los actores implicados en el tratamiento de la violencia contra las mujeres: policía municipal y personal sanitario, el personal técnico de la concejalía de la Mujer, y de la concejalía de Servicios Sociales, así como personal especializado a propuesta del resto de grupos políticos. Este Consejo, que funcionará de manera democrática, descentralizada, independiente y participativa, ha de ser la auténtica vía de diálogo entre los citados actores y el Ayuntamiento.

CUARTO:- En nuestro programa, como elemento básico de una nueva forma de gobernar, entendemos la participación ciudadana con un eje clave del funcionamiento municipal. Habría que poner en activo el Consejo Municipal de Participación Ciudadana como el espacio de confluencia de la ciudadanía con el gobierno municipal. El consejo Sectorial de la Mujer como un componente de ese modelo de gobierno.

QUINTO.- Proporcionar una formación continua y especializada para mejorar la detección, tratamiento y seguimiento de las situaciones de violencia de género, así como de atención integral de la víctima, los recursos disponibles y destinados a las personas implicadas directamente, especialmente a la policía municipal, el personal sanitario y el personal técnico de las concejalías de la Mujer así como la de Servicios Sociales.

SEXTO.- Realizar jornadas participativas coordinadas desde las concejalías y la Comisión Técnica contra la violencia de género y abiertas a los ciudadanos en general, donde participen los actores implicados y se expongan las diferentes actuaciones realizadas. Con estas jornadas participativas, se fomentaran las actuaciones coordinadas desde los organismos implicados, tanto relativos a prevención, como a la resolución de situaciones de riesgo, con el fin de ahorrar recursos y acelerar el proceso mejorando la atención a las mujeres y reduciendo el padecimiento de las mismas.

SÉPTIMO.- Proporcionar una atención integral por técnicos especializados a las mujeres que acuden a un servicio municipal por un problema de maltratos. La atención ha de ser centralizada desde un mismo servicio con un único expediente y una única persona de referencia, que acompañara a la mujer durante todos los pasos a seguir, al mismo tiempo que actuara como representante de la mujer si así lo solicita la misma. Igualmente, si la mujer decide denunciar al agresor, el Ayuntamiento considerará la posibilidad de presentarse en la causa como acusación particular, siempre que así lo determine la Comisión Técnica de Coordinación. La atención incluirá la creación de un dispositivo de urgencia, así como medidas de integración social una vez solucionada la situación de violencia. El servicio más adecuado para la centralización de la atención es Servicios Sociales, la mejora de la calidad de los mismos, es correlativa al aumento de la dotación económica de la que dispongan en un presupuesto necesario para que puedan asumir esta función. El Ayuntamiento dotará a los Servicios Sociales Municipales con los recursos necesarios para afrontar los gastos de la atención a las mujeres en situación de riesgo, además se realizarán campañas de promoción de los Servicios Sociales para mejorar el conocimiento que la población tiene de los mismos y fomentar la su utilización. El “modus operandi” queda definido en el diagrama de flujo adjunto a la moción.

OCTAVO.- Creación de una sección dentro de la policía municipal especializada en el tratamiento de los casos de violencia de género. Esta sección ha de contar con personal suficiente para ofrecer una atención las 24 horas del día. Se buscará, en el caso que sea necesario, la coordinación con municipios colindantes para conseguir este objetivo.

NOVENO.- Conseguir y aplicar un protocolo de recogida de datos y seguimiento posterior de mujeres víctimas de la violencia de género, único para los Servicios Sociales, Concejalía de la Mujer, Policía Local, Servicios médicos, con la finalidad de conocer mejor y prestar la debida atención a las mujeres que padecen violencia. De acuerdo con la Ley Orgánica 15/1999 de protección de datos de carácter personal.

DÉCIMO.- Inclusión de la perspectiva de género en los contratos que suscriben con personas y empresas, ajenas a la administración municipal, así como en la planificación de programas públicos y en las condiciones de subvenciones. El Ayuntamiento evaluará negativamente a las empresas que hayan sido sancionadas por la inspección de trabajo o por sentencia judicial firme por vulneración del principio de igualdad.

UNDÉCIMO.- Realizar una oferta de actividades coordinadas desde la Concejalía de la Mujer, o en su defecto desde la de Bienestar Social, con la participación del Comisión Técnica indicada, que contribuyan al Bienestar de las mujeres y el crecimiento personal, especialmente de aquellas que han pasado por una situación de violencia. Las actividades serán propuestas y organizadas tanto por la administración como por las asociaciones del municipio que trabajen el tema y se ofrezcan de manera periódica y continuada.

DUODÉCIMO – Realizar campañas de sensibilización de la ciudadanía, coordinadas desde la Concejalía de la Mujer, o en su defecto desde la de Bienestar Social, con la participación de la Comisión Técnica creada al efecto. Estas actuaciones que incluirían la realización de publicaciones, talleres, debates, charlas…trataran el tema de la violencia de género con realismo, propiciando las actitudes de rechazo y denuncia de estos actos violentos. También se ofrecerán a los colegios, incluyendo a toda la comunidad educativa, iniciativas formativas semejantes, en especial se ofrecerá al personal docente la formación en la detección de estas situaciones y tratamiento de los menores integrados en un ámbito donde se dé una situación de violencia de género. En cuanto a los estudiantes y como a actividad extraescolar, se plantearán iniciativas educativas en la igualdad y las relaciones respetuosas adaptadas a la realidad de los diferentes niveles educativos.

DECIMOTERCERO.- Impulsar la creación y el desenvolvimiento de un entorno comarcal de colaboración que permita sinergias de las actuaciones contra la violencia de género, actuaciones, especialmente en aquello relativo a la construcción de una red de casas de acogida.

DECIMOCUARTO.- Incluir en el manual de estilo para los medios de comunicación locales las siguientes recomendaciones a considerar cuando dan una noticia sobre violencia domestica:
ü no presentar cada agresión, violación o asesinato como un hecho aislado, si no como un aspecto más de la violencia de género que existe en nuestra sociedad.
– afirmar que el maltrato es un crimen que vulnera los derechos humanos.
– evitar la presentación del maltrato o asesinato como un crimen pasional.
– incidir en la existencia del maltrato psicológico
– insistir en que la mujer que denuncia el maltrato no es cobarde si no lo contrario.
– publicar la opinión de personas expertas.
– publicar notas sobre actividades de los Ayuntamientos dedicadas a la erradicación de la violencia de género.

DECIMOQUINTO.- Difusión del contenido de la Ley 27/2003 de 31 de julio, reguladora de la Orden de protección de las víctimas de la violencia doméstica, así como la aplicación de las disposiciones de esta que sean competencia del municipio. Para el correcto desarrollo de las anteriores medidas este Ayuntamiento buscara apoyo financiero en la diputación y gobierno valenciano..

DECIMOSEXTO.- Pedir una Ley Autonómica integral contra la violencia de género, que cuente con una partida presupuestaria suficiente para desarrollar las medidas necesarias para la erradicación de la violencia de género al País Valenciano, considerando de manera transversal medidas de sensibilización, prevención y atención a las mujeres víctimas de violencia de género

DECIMOSÉPTIMO.- Desarrollar un programa de atención específica a mujeres migrantes, independientemente de su condición jurídica, que considere las diferencias culturales y que faciliten su integración social en el municipio.

DECIMOCTAVO.- Impulsar el asociacionismo entre las mujeres y la creación de charlas de solidaridad y autoayuda, poniendo a su disposición los recursos necesarios para el desarrollo de sus funciones. Objetivo crear el Consejo Local de la Mujer

DECINOVENO.- Convocar a una reunión en San Antonio de Benagéber a los representantes de dichos Aytos. para intercambiar experiencias y establecer una red de prevención y atención a las mujeres víctimas de violencia de género de carácter supramunicipal próxima.