#GuanyemSAB

¡Paciencia, Sr. Síndic de Greuges!

Esto es San Antonio de Benagéber y, como Ud. constata, las cosas de palacio van despacio…

¿Os acordáis del cuento del Traje Nuevo del Emperador, ese en el que los vasallos sólo le decían al Emperador lo que éste quería escuchar y nunca se atrevían a contradecirle? Pues eso. Por cierto, su autor fue Hans Cristian ANDERSEN… ¡Caramba! el mismo apellido que el del despacho de abogados donde trabaja el flamante nuevo asesor particular del alcalde.

Son muchas y variadas las razones por las que, desde la legislatura pasada, nos hemos visto en la obligación de presentar quejas ante el Síndic de Greuges y ante el Consell de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno de la CV. Estos organismos, en teoría, velan por los derechos de la ciudadanía en general, aunque con las manos un poco atadas pues no tienen capacidad de sancionar. Pero es lo que hay.

Antes de empezar con la relación epistolar que mantenemos con el Síndic de Greuges, diremos que ya el 29 de marzo de 2018 presentamos una Consulta ante el CONSELL DE TRANSPARENCIA preguntando el plazo en el que debían ser contestadas nuestras instancias ante el Ayuntamiento pues casi nunca nos contestaban y si lo hacían, era mucho tiempo después. El 21 de septiembre de 2018, dicho organismo emitió el Informe 7/2018 donde, entre otras cosas se nos reconoce el derecho a ser contestados en el plazo de cinco días, cosa que negaba repetidamente nuestra concejala de Transparencia y que, por cierto, sigue negando en la actualidad. Mira en la imagen lo que dice dicho informe en su punto cuarto.

Podéis consultar la totalidad del informe 7/2018 aquí, no tiene desperdicio.

Con el SÍNDIC DE GREUGES comenzamos a trabajar el año pasado y tenemos presentadas tres quejas:

  • La primera, admitida a trámite el 9 de junio de 2020, se presenta por no incorporar nuestras propuestas al orden del día de los Plenos Ordinarios. Se requirió al Ayuntamiento para que presentara alegaciones hasta dos veces, la primera el mismo 9 de junio y la segunda el 27 de julio. El 1 de agosto las presentaron y el 13 de agosto contestamos a las alegaciones del Ayuntamiento. El 14 de septiembre el Consell solicita al Ayuntamiento una ampliación de sus alegaciones. Al no contestar, vuelve a hacerlo el 27 de octubre, el 8 de diciembre, el 18 de enero, ya de este año. Y por quinta vez, el 2 de marzo de 2021. Seguimos esperando. Desde luego hay que reconocerle al Síndic un empeño encomiable.

  • La segunda, admitida a trámite el 15 de julio de 2020, se interpone por la forma en la que se desarrollan los debates en los Plenos, en cuanto a los tiempos de los turnos de palabra y en concreto a la no consideración de las cuestiones de orden que se solicitan. Se le requiere informe al Ayuntamiento y esta vez se lo toman muy en serio y contestan el 5 de agosto. El 14 de agosto respondemos a ese informe, y el 15 de septiembre recibimos la resolución del Síndic. El extracto de la resolución lo podéis ver en la imagen adjunta.

En síntesis, se RECOMIENDA aprobar un ROM (Reglamento Orgánico Municipal), pues carecemos de él. Que nuestro Ayuntamiento disponga de un ROM ya fue una propuesta de nuestro grupo, aprobada por unanimidad, en el Pleno de 24-11-2015. Pero como tantas otras aprobadas no se ha cumplido. Además, se lo hemos seguido solicitando repetidamente en otros Plenos.

 

Tenemos que añadir que, por descontado, el Ayuntamiento no ha enviado el informe que le reclama el Síndic, aceptando o no sus consideraciones. A pesar de que se lo ha vuelto a pedir otras cuatro veces más, el 27 de octubre, el 8 de diciembre, el 18 de enero de 2021 y también el 2 de marzo. Seguimos esperando todos. (Lo dicho, el Síndic tiene más paciencia que el santo Job).

 

  • La tercera queja ante el Síndic fue presentada el 29 de diciembre de 2020, por no proporcionarnos el famoso expediente 1087_2020, referente al anticipo de nómina de 15000 €, a devolver en 36 meses sin intereses.

Se admite a trámite el 7 de enero de 2021 y se le solicita un informe al Ayuntamiento. Una vez más, ante la callada por respuesta, el 18 de febrero el Síndic se lo pide por segunda vez. Y aquí estamos. (No sé si tiene más paciencia el santo Job, el Síndic o nosotros…)

——————————————

REFLEXIÓN.

Lo que os hemos contado es un rollo patatero que seguramente no importará a la mayoría de la ciudadanía. Eso sí, si has llegado hasta aquí leyendo, háztelo mirar porque puede que estés enferm@. O puede que seas un friki del servicio público, o del sentido cívico-ciudadano. Así que vamos a por ti:

Es posible que todo esto NO ayude directamente, o quizá sí, a limpiar las calles, a recoger la basura, a arreglar los jardines o a gestionar con eficacia y eficiencia. Puede que no te resuelva el “qué hay de lo mío”, ya famoso, que cada vez más parece ser lo único que interesa a una gran parte de la ciudadanía. Lo cual es consecuencia directa, con seguridad, del desapego creciente hacia la política y los políticos.

Y esto, cuando…

  • uno de los objetivos del equipo de gobierno municipal es la aniquilación de la oposición, impidiendo que ésta realice su ingrata, pero imprescindible y obligada labor de fiscalización y control de la gestión municipal, sin facilitarle las cosas, privándola del más elemental derecho democrático…
  • se nos ponen todas las trabas posibles para acceder a la documentación, para poder expresarse en los debates, incluso recibiendo en ellos literalmente insultos y, sobre todo, para nosotros lo más grave, cuando se intenta cercenar toda iniciativa política que emane de dicha oposición…
  • se hace, para conseguir lo anterior, uso torticero de algunos resquicios de los Reglamentos, seguramente legales, y que son sustentados por una legislación relativa al ámbito municipal anticuada y pensada para la convivencia del bipartidismo…
  • ocurre todo esto y no tenemos mecanismos para combatirlo. O los que supuestamente tenemos (Síndic, Consell de Transparencia, Oficina Antifraude, Fiscalías…) no son todo lo resolutivos que debieran..

…es que algo no va bien, pero desde hace mucho tiempo. Se dice que un alcalde tiene más poder, dentro de su municipio, que el Presidente de Gobierno, y así es. Las leyes que rigen su gestión lo permiten, pues dan por sentado el sentido cívico y democrático de un alcalde.

Creo que es nuestra obligación al menos dejar constancia de ello, e intentar cambiarlo, aunque sea una labor poco reconocida.

OS ANIMAMOS A TOD@S A HACER POLÍTICA MUNICIPAL, ALTRUISTA POR SUPUESTO. ES UN GUSTAZO.

No sé quién dijo una vez: “Tratad siempre a los demás como os gustaría ser tratados a vosotr@s en cada momento y circunstancia de la vida. Ya está, es así de fácil y de difícil” Pues eso.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Enlace al Informe 7/2018 del Consell de Transparència, Accés a la Informació Pública I Bon Govern de la Comunitat Valenciana

2 comments

  1. Pero esto que democracia es? Como es posible que un Alcalde tenga tanto poder y no se pueda hacer nada?

  2. Hola Constanza, gracias por tu comentario, La ley da un poder excesivo a los alcaldes. Si no tienen voluntad de actuar con la mayor democracia posible no pasa nada… Triste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.